martes, 30 de junio de 2009

ACERCÁNDOME...



Entonces pasan meses como antes pasaban horas.

Y decido quedarme conmigo, lejos de todo, lejos de nada y cerca de mí. Salgo a la calle con zapatillas coloridas, juego fulbito con jeans y los lunes me duelen las piernas pero es un dolor rico que no duele sino que sana. Entonces escribo mi novela con el mismo tema pero diferente. Entonces mis días impares son para mí, y los pares también.

Abandono a algunos amigos. Visito a otros. Olvido a los que no valen la pena. Releo porque no compro libros nuevos apartes de los que K. me regala. Veo el mar por la noche y es increíble. Veo como pasa la vida y yo me quedo mirando a la vida que lo único que hace es pasar. Y yo paso también, y despacito, como midiendo cada paso porque ya no puedo caerme. Y no me caigo, quizás resbalo, pero me pongo de pie y todo sigue su curso.

Camino por calles oscuras y con los audífonos puestos canto (o grito) la canción que suena. Mi inglés sigue siendo muy malo pero no importa, aún así canto la canción y sonrío porque tengo muchos motivos.

Soy feliz, muy feliz.

Escribo posts desordenadísimos y que no dudo en publicar. He decidido escribirles más seguido, volver con ustedes porque de alguna manera eso hace que vuelva yo, conmigo.

Entonces digo
hola, o mejor dicho, ¿qué tal? Aquí estoy, cuéntame cómo estás…


:)









.

10 comentarios:

Fiore dijo...

contenta por el regreso
y alegre porque estes feliz

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Elmo Nofeo dijo...

Se te nota feliz, muy feliz, sólo faltó el jo jo jo jo.

Kimmy dijo...

varguitass...que bueno que estes de vuelta!!...tus blog-leyentes te extrañan!!

Es genial sentirte tan a gusto con la vida!!..

Besoooooos!

G.F (se pronuncia "jefe") dijo...

Ahi caminando...Lima se ve mejor en paro...

OKIPERU dijo...

Oiga, suave con los audifonos en la calle. A mi primo Fernando no le dejaron oir los bocinazos de la combi que por poco lo manda a mejor vida; a mi colega Venancio el trote de una banda de pirañas pasados de vueltas que no le dejaron ni una 'china' para el pasaje.
Por lo demás como las hueveras.

Saludos

Anónimo dijo...

volviste

FAUSTO dijo...

Creo que lo que pasa es que estás fluyendo.

ssaludos... he regresado.

maga dijo...

la felicidad es buena... es rico estar feliz!! =)
saludos!

No te vayas a quedar dijo...

no se porque, pero tu post llamo mi atencion. saludos !!!

Jorge Urbano Malásquez dijo...

Caminar escuchando o pensando en una cancion, es algo comun en muchos de nosotros.
Un relato tan bueno como siempre.
Exitos y un fuerte abrazo.
Te dejo la direccion de mi nuevo blog:
http://scritos.wordpress.com/