sábado, 15 de setiembre de 2007

PARAÍSO



No me pidas que no sangre
si aún el cuchillo no sacaste
de mí
No me pidas que use cicatrizante
dame días, dame meses…

(No me pidas que no sea un inconsciente)
Hotel Calamaro-1984
Andrés Calamaro





ayer estaba escribiendo un cuento sobre una historia que alguien me contó hace meses:


…………………..
(“L” trabaja en una farmacia, se viste con un mandil blanco, se amarra el cabello, sonríe, trata de ser servicial

llega un tipo, 65 años, mirada de nada, ojos negros tristísimos

la mira, la recuerda, sabe que ella es a quien ha venido a buscar

ella lo mira, trata de recordarlo, parece reconocerlo como un antiguo cliente de la farmacia

hola, dice él, ella aún no puede descifrar ese cara, esa expresión, por educación también saluda

el tipo no dice nada, es como las personas que vienen planeando decir algo y en el momento preciso callan, por vergüenza, por pudor, por miedo

ella sonríe distraídamente

él sigue callado, comienza a hablar, le pregunta su nombre, dónde vive, qué edad tiene

ella se asombra pero igual responde sus preguntas, de rato en rato sonríe aunque sabe que esta situación es muy extraña

entonces él calla un instante, toma valor y le pregunta: “quieres casarte conmigo?”

ella abre completamente los ojos y ya no sonríe

él tipo sigue “mírame, yo ya estoy viejo, no creo que dure mucho tiempo, si nos casamos y me cuidas luego de que muera puedes quedarte con todo lo mío: casa, dinero, objetos, puedo darte el paraíso”

ella está indignada, quiere llamar a seguridad pero no lo hace, trata de parecer calmada, toma aire, habla despacio y con voz suave le pide que se vaya

el tipo quiere seguir hablando pero es prudente, sólo dice que volverá en unos días y que espera que ella piense mejor su respuesta

el tipo sale, camina despacio, ella se queda de pie, mirando el monitor de la computadora, abriendo un archivo en el que se resume algunas pautas para atender mejor a los clientes, sabe que no encontrará un ítem en el que se le aconseje “qué hacer cuando un cliente te propone matrimonio?”)
…………………..





(…………..continúa más abajo…………...)





resulta que antes me gustaba escribir mucho más que ahora

y escribía peor que ahora, mucho peor

pero no me importaba, podía pasarme toda la tarde escribiendo historias tontas y sin pies ni cabeza, o escribía textos cortos que sólo leía una vez y luego iban a parar a la basura

escribía sólo por escribir, eso me hacía sentir muy bien, me sentía realizado

recuerdo que por ese entonces soñaba con ser escritor, mi felicidad perfecta era imaginarme de adulto escribiendo todo el día, parando para comer y dormir, para después seguir escribiendo hasta el amanecer

luego no sé que pasó

creo que fue en el momento en el que descubrí la que vida era más difícil de lo que creía, así que traté de no pensar mucho y me dediqué a escribir sin pensar en el futuro

hoy escribir, para mí, es una actividad muy satisfactoria, me encanta, siento que es algo que sé hacer y que me encanta ejercer

sólo que, por ejemplo, no podría pasar escribiendo más de una hora al día

escribir es placentero, muy placentero, sólo si es por un momento pequeño, sólo si es tan efímero como para no darme cuenta de lo que en realidad estoy haciendo

porque en algún momento se vuelve aburrido, si paso por ejemplo dos horas frente al monitor dándole vueltas a un cuento, entonces ese cuento nunca tendrá un final ni un sentido, y terminará dentro del archivo de los pendientes durante mucho tiempo, para después ser eliminado y terminar en la papelera

así que eso trato de hacer, ahora estoy escribiendo muy poco, demasiado poco, me gustaría escribir más pero no sé, no hay ganas, no hay inspiración (?)

no sé que sea, sólo sé que hay algo que esta faltando



(en los últimos seis meses he escrito 3 cuentos)



(esta semana sólo he escrito este post)



(aunque eso se compensa con las lecturas, pero ese es otro tema que vendrá en otro post)




hoy me gustaría escribir mucho más de lo que estoy escribiendo en promedio

(aunque el blog me sirve mucho porque siento la “necesidad” de escribir cada cierto tiempo, así no quiera hacerlo)

(por eso es que muchas veces salen posts malazos, como éste)



sorry por el post…






(……………sigue el cuento………………)


…………………..
el tipo volvió a los tres días, tenía la misma mirada de precipicio, la cara inexpresiva, quizás mostraba algo de seguridad, quizás

ella lo vio, espero a que él se acercara, se le veía más joven que la vez anterior, ella vio en los ojos de aquel tipo mucha seguridad

“cómo estás”, preguntó él

“bien”, dijo ella secamente

se quedaron en silencio por unos segundos, ella vio que los ojos del anciano perdieron seguridad

“has pensado en lo que te ofrecí?” preguntó él

“no tengo nada qué pensar” mintió ella, durante esos tres días no había dejado de pensar en la propuesta, incluso la había comentado con amigos cercanos, ella estaba segura de su no pero aún así le había dado muchas vueltas al asunto

el tipo insistió, le dijo que si lo pensaba bien era un buen negocio para ella, le dijo que le gustó desde el primer momento en que la vio, que quería tenerla en su casa, engreírla, darle “amor”

ella se incomodó, no quería ser ruda con el anciano, así que lo dejó terminar y le volvió a decir que no y que se fuera por favor

el tipo, resignado, le dijo que estaba bien, que se iría, pero que aún así le quería regalar una casa, aunque no quiera casarse con él

ella lo miró, no dijo nada

el anciano comprendió que hay respuestas que se dan con la mirada

a las nueve de la noche ella vuelve a casa, toma el bus de todos los días, a veces va de pie, como hoy, piensa en el anciano, sonríe, en la radio suena una canción de amor, cierra los ojos, los abre, piensa en su enamorado, piensa que el paraíso puede también estar dentro de un ómnibus si cierra los ojos y piensa en él.
…………………….



12 comentarios:

jocho dijo...

hey este cuento está genial!!! no puedo creer que no te guste... nunca habia leido nada así!!!

hace cuanto masomenos lo escribiste?
salud!

tatiana dijo...

hola! este post no está malazo como dices, me gustó el cuento y si la inspiración se te va pues creo q es algo q le pasa a todos los q escriben, no? pero lo q sí creo es q deberías guardar todo lo q escribes, talvez algún día lo necesites, te he leído y estoy segura q tienes madera para escribir :) creo q sólo soy una fan de tus escritos pero espero tengas en cuenta lo q te digo, besos!!

::: Isis ::: dijo...

Jorge!

Esta rebueno el cuento... y el estilo del post... quizas yo no seré una escritora, pero me gusto y mucho.

Referente al tema central del cuento... la vida te trae sorpresas inexplicable muchas veces por cierto... y no hacen sonreir al recordarlas.


Cariños!!!!

El perro andaluz dijo...

Tú dale nomás bro, siempre sale algo bueno.

claudia dijo...

interesante como siempre

Giancarlo dijo...

interesante... esa interpolacion de tu caracter a la mitad del cuento puede q sea mas literario de lo q uno cree.

varguitass dijo...

.

giancarlo:

quizás...



.

Pasión dijo...

Hace un tiempito que no te visitaba y si está muy bueno, claro que lo está

Saludos

Minerva dijo...

A veces hasta lo más placentero puede llegar a cansar, tienes talento para escribir de hecho que tu inspiración regresará.

En cuanto al cuento, la propuesta del anciano resulta descabellada, pero cosas como esta siempre resultan atractivas en los cuentos, salirse de lo convencional aunque sea en la imaginación es muy relajante.

Un saludo :)

Jen dijo...

yo no puedo escribir más de una hora al día... hace días no posteo, pero lo haré ahora
y hace 3 mese no escribo un cuento, pero también lo haré...
la Ro me dijo que eso de escribir o de línea de producción literaria siempre es ondeada...
besos

varguitass dijo...

.

1:54am

acabo de escribir un cuento

jojojo

(me demoré más de una hora :p)



Jen:
si lo dice la Ro entonces es ley
waaaaaaa




.

Ojos negros dijo...

heyyyyy buen escrito.. ! adelante siempre siempre siempreeeeeeeeee

besitossssssssssss

:)

Z.